jueves, 28 de abril de 2011

Saborizantes 2.0.

Extracto de Jordi Adell de una entrada titulada "TIC ¿cueces o enriqueces?"


Creo que muchos docentes se enfrentan a la integración de las TIC como un problema “técnico”: ¿cómo las incluyo en mi práctica para satisfacer las exigencias del legislador y del entorno social, y, al mismo tiempo, cambio mi práctica lo menos posible? Tranquilos/as. La industria de las TIC aplicadas a la educación nos ofrece “soluciones” a porrillo: aulas virtuales, pizarras digitales, libros de texto digitales, clickers y otros “Avecrems” que, por un precio módico y usándolas siguiendo el manual, proporcionan felicidad a raudales. Podemos integrarlas de manera que todo siga igual. A fin de cuentas, ¿no es ese el fin de la educación?
SI no tenemos una respuesta adecuada a la pregunta sobre por qué necesitamos urgentemente una transformación radical de la educación que ofrecemos a nuestros jóvenes, dificilmente emplearemos las TIC de otro modo que para reforzar las prácticas actuales. Así de simple y de complicado a la vez. No basta con añadir Avecrem al guiso: tenemos que cambiar de receta.
Le contestaba:

¡Totalmente de acuerdo con Jordi! Hay que llamar a las cosas por su nombre. Una comida puede ser “sabrosa” (echándole avecrenes) y no ser “sana”. Esta mañana acabo de ver un programa en la TV sobre la muestra Aula 21 y sólo hablaba de la escuela del futuro ligada a la tecnología, a las pizarras y similares,… y ni una palabra de metodología.
Hace poco participé con 20 alumnos y alumnas de 5º y 6º de Primaria (la mayoría eran de 5º). Para mi fue una de las mejores experiencias de mi vida educativa. “Comida” natural, sin “avecrenes” cocida en directo, cambiando paradigmas al uso:
http://ticcisneros.blogspot.com/2011/04/desconferencia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario