domingo, 20 de marzo de 2011

Demagogía 2.0.

Cuando de a conocer en Twitter estos argumentos de "Demagogia 2.0." se reducirán nuevamente mis seguidores. ¡Estupendo!

Cuando hablo de Demagogia 2.0. quiero decir "Práctica 2.0. consistente en ganarse con halagos el favor popular".

Que al profesorado le gusta la PDI, los Contenidos Digitales, Webquest,...pues nos hacemos expertos de eso aunque metodológicamente sea algo anticuado, 1.0., más de lo mismo,... y damos cursos en Congresos, Jornadas,... ¡y nos hacemos gurús en el tema de moda!
Que piensas que Twitter debe emplearse para aportar ideas, pues te lo callas. No sea que te vayan a decir: "si te molesta que nos saludemos por la mañana, por la tarde y por la noche, que cantemos los goles de nuestro equipo, si no te van las quedadas endogámicas, la película que estás viendo, la canción que oyes,... y otros eventos de tanta importancia,... ¡pues deja de seguirnos, cada cual hace lo que le da la gana!". Hablaba hace tiempo de "Están matando Twitter? y me llovieron las críticas.

Consejos para ser un buen demagogo 2.0.: subirse a las olas de la moda 2.0., venderse en congresos y quedadas o desvirtualizaciones (eso lleva a hacer contactos que te invitarán a ser ponente en más congresos, lo de dar clase en el aula... eso de manera esporádica), tener más de 1000 tweets (sean de lo que sean),... ¿se te ocurre algo más?

4 comentarios:

  1. Por mi parte no te lloverán críticas pues estoy bastante de acuerdo contigo. Yo empecé a seguir a gente que conocía por su blog y me parecía interesante pero en twitter he descubierto que son muy pesad@s, tedios@s y banales hasta el aburrimiento así que he optado por dejarles de seguir aun sabiendo que, de vez en cuando, escriben algún twit interesante. Lo peor es cuando conoces la práctica escolar, no virtual, del tuitero de pro... Eso si, luego no paran de dar cursos.

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente creo que tu mensaje y el mio no son habituales en Twitter, aunque seguro que hay algunos que lo comparten y lo sufren "en silencio". Lo expresas perfectamente, el dilema está en le sigo y aguanto las tonterías que diga o dejo de seguirle y me pierdo si alguna vez dice algo interesante.
    También comparto plenamente las dos últimas afirmaciones: sus prácticas dejan mucho que desear y no paran de dar cursos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que ves es lo que hay. Este doscerismo educativo es bastante cargante. Lo malo es que se está valorando la actividad en las redes sociales más que el trabajo de clase. Muchas personas muy visibles en la red son bastante mediocres en el aula, aunque vayan de congreso en congreso tocando de oído.
    Pero es lo que hay. Lo hubo siempre, antes de la llegada del 2.0, y lo seguirá habiendo. Es un rescoldo de la tradición judeocristiana :-))
    Saludos, y a seguir "resistiendo".

    ResponderEliminar
  4. ¡Que razón tienes! Me parece un comentario acertadísimo. Yo disfruto dando clase. ¿Soy raro?

    ResponderEliminar